Dibujo

Sus dibujos, fugaces y ágiles son los que nos permiten descubrir de forma más evidente la evolución de su trabajo. Bocetos donde ensaya una y otra vez, repite, verifica o constata, pone a prueba una mirada, analiza o sintetiza desde lo más figurativo hasta lo más abstracto.

El lápiz, el pastel o el grafito se desplazan por el papel materializando la huella de un movimiento que una vez capturado, descubierto, será llevado a la forma pictórica, al barro o a la escultura. De nuevo, como la pintura, el dibujo no es una representación de lo escultórico, sino su complemento. Dibujos de líneas que progresan en el tiempo a dibujos de manchas, de grafitos arrastrados en el papel desvelando el movimiento, aspecto éste al que dedicó una especial atención. El movimiento, quimera que desde el siglo XIX persigue las formas artísticas, que se escapa del espacio del papel, que escapa al instante, y que en su obra nos dejan rastros de su manera de pensar. 

Bocetos de cuerpos en movimiento
Autorretrato
Boceto de desnudo en evolución
Retrato de niño
Boceto de hombre pensando.
Boceto de desnudo tumbado
Boceto de escorzo masculino

© 2017-2019 Fundación Francisco Pinto Berraquero 

  • Facebook
  • YouTube

Contacto: franciscopintoberraquero@gmail.com

Diseño web: Alicia Pinto Përez

Retrato de niño

1955. Lápiz (fp).